No 3. Pasos de Laura para sacar la rebeldía. Segunda Etapa: Comunicar o ¿Para quién estoy escribiendo?

www.atomarlaletra.com
Tips para escribir: Tejedora de Historias / (Segunda quincena 2012)

Laura Athié*
¿Te acuerdas de la historia que escribimos después de observar al anciano que caminaba hablando solo?… No supimos qué le sucedía hasta que comenzamos a observar, eso suele suceder. Pasar por la vida sin observar cuidadosamente no ayuda mucho a escribir por dos grandes razones:
• Uno no puede imaginarlo todo y,
• Observar ayuda a pensar como lectores.
Como ya hemos perdido el miedo a la letra y hemos comenzado a escribir sin preocupación, antes de que empecemos a ver qué estilos de escritura existen, en qué formatos podemos comunicar algo, es importante aprender a pensar como lector.
¿Te ha sucedido que hablando con algún amigo de pronto parece que está e otro lado y no te escucha?, o tal vez te pase que comienzas a oír la explicación de algún maestro o de tus padres sobre un tema en particular y a los 2 minutos sólo los ves mover la boca como si el sonido estuviera ausente. “Bajar el volumen”, es decir, dejar de poner atención es una condición natural de cualquier persona frente a todos los estímulos que existen en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, si tomas un periódico en tu sección favorita y empezar a leer, verás que la letra diminuta no es muy útil cuando pasa un camión y suena la bocina, tu hermana grita porque se ha caído, tu madre te dice que vengas a comer y la cantante que amas canta en la radio. ¿Estas seguro de haber leído con calma con todos esos ruidos externos?
¿Puedes ser un lector tranquilo cuando a tu alrededor el mundo gira a tremenda velocidad?
Ahora piensa desde el otro lado, ponte en los zapatos de quien escribe y comunica. Ahora serás “el escritor”. ¿Qué puedes hacer para que tus lectores, aquellos que van a leer lo que has escrito en un blog, en un papel o en una carta, se concentren en tu texto?
Primero que nada, entenderlos, así que a pensar al revés. Vamos por pasos.
Etapa 2. Comunicar.
Si ya le perdiste el miedo al texto, lo que sigue resulta más sencillo y divertido, es como volver a imaginar.
Hay muchas formas de enfrentar la escritura, no siempre tiene que ser en un momento de furia, puede serlo también de amor, de miedo o de profunda tristeza, o en el caso escolar, cuando eres un alumno y no te queda otra más que seguir instrucciones, la escritura por encargo: una tarea, un resumen, un ensayo, una síntesis.Por eso, sabiendo que puedo escribir horas y horas, lo primero que hago es detenerme a pensar y me imagino al lector, al otro, al que “va a leerme”, al que me está escuchando, pienso en él y hasta le pongo un rostro, una piel, una boca y es entonces que me pregunto:
¿Para quién estoy escribiendo?¿Qué le quiero decir?¿Por qué se lo voy a decir?¿Qué edad tiene? ¿Cómo es?¿Cómo quiero decírselo?¿De qué manera lo voy a hacer para que me entienda?Y comienzo, por ejemplo: Recordemos que soy mucho mayor que tú y que cuando yo tenía tu edad no había mail, ni Face, ni Twitter, ni CD. Imaginemos que mi grupo favorito se llamaba Soda Stereo y que para escucharlo se tenían que comprar discos LP casi del tamaño de a llanta de una bicicleta y que no había forma de verlos en la televisión porque eran argentinos y no había servicio cable ni DVD, sólo, si tenías suerte y había alguna videocasetera cerca, podías ver cómo eran.
Supongamos que me encontré a ese grupo en la calle. ¿Te imaginas la emoción, la locura?, ¡son mi grupo favorito y están ahí, en la calle y puedo verlos y se acercan y vienen caminando hacía mí, absolutamente solos!
Ahora, te voy a contar la historia (Atención, este es otro secreto)
1.Lo escribo en mi diario, sólo para mí y nadie más lo leerá porque soy muy tímida y es mi secreto:
Querido diario, ¡estoy feliz! Ayer fuimos a la zona rosa, no la conocía.Llevaba mi vestido rojo. Es mi primer vestido rojo.Estábamos dando vueltas en el carro de mi papá mientras oíamos a Soda Stereo. Yo no he escuchado a nadie más sexi.De pronto se oyó un grito aterrador que irrumpió la tranquilad. Era un grito de emoción, como de incredulidad, pero al mismo tiempo de amor o tal vez deseo: ¡Ahí va el de Soda Stereo!, dijo Adriana. ¿Dónde?, ¿dónde?, ¿Dónde?, preguntamos las demás.
¿Quién es mi lector aquí?: Tal vez yo, quizá alguien que sin querer tome mi diario, mi madre sin permiso o nadie, pero lo primero que te debes preguntar es, ¿lo que escribí se entiende?, ¿lo entiendo yo?, ¿qué puedo cambiar para que sea más claro?
2. Lo escribo en una nota de periódico para que salga en primera plana.
“Tres jóvenes muchachas enfrentan cargos por regalar gorra al vocalista de Soda Stereo”
México, D.F., a 15 de agosto de 1985. Laura y dos de sus famosas amigas, enfrentan ahora un juicio por abuso de confianza, tras haber regalado una gorra que no era suya, al Gustavo Ceratti, vocalista del grupo argentino Soda Stereo.
El vocalista del grupo, que viene a México para promocionar su último LP titulado, Persiana Americana, dice desconocer los hechos, dado que fue abordado sorpresivamente por tres mujeres que parecían en estado de shock.
“La verdad es que los vimos y no pudimos detenernos”, declaró Laura. “Laura se puso como loca, dijo una de sus compañeras en la delegación Cuauhtémoc, pues los hecho sucedieron justo frente al Ángel de la Independencia.
¿Quién es mi lector aquí?: Si estoy escribiendo para un periódico, seguro que mi lector es alguien acostumbrado a leer notas de periódicos, alguien con prisa que sólo tiene 5 o 10 minutos para leer, así que debo ser claro, directo y tratar de dar toda la información posible en un espacio pequeño. Aquí, cuando escribes para lectores con esas características es importante que te hagas 5 preguntas básica que más adelante, en otras entregas de Tips de Tejedora de Historias para Escribir, abordaremos y que son claras para los periodistas muy experimentados: ¿Qué? (Qué le sucedió a Laura), ¿Cuándo?, ¿cómo?, ¿dónde?, ¿por qué? y, ¿con quién?… ¿Se responde esto en esta nota sobre Soda Stereo?
3. Lo escribo en una carta de perdón.
Querida hermana:
Escribo para pedirte una disculpa porque regalé tu gorra, pero estoy segura de que me perdonarás porque sé que tú, en mi lugar habrías hecho lo mismo.
Ayer nos encontramos a Soda Stereo caminando en pleno Paseo de la Reforma. Tu sabes cómo me gusta ese grupo, estábamos verdaderamente emocionadas.
Yo me quedé como una zombi cuando me los encontré de frente. Nos saludaron, platicamos un poco y no supe por que lo hice, pero cuando Gustavo me dio su autógrafo, yo me quité la boina y se la regalé sin acordarme que era tu favorita. Perdóname, prometo que te compraré otra.
Te quiere.
Laura
¿Quién es mi lector aquí?:Este es un escrito personal, privado, pero no por ello menos importante, sino al contrario, cuando decidimos escribir algo desde el corazón, hablar de sentimientos y expresar de forma íntima lo que sentimos, es muy importante la claridad y el buen uso de las palabras. Los escritos personales son tú decisión, tú sabes si son largos o breves, si explicas mucho o poco, son libres, sólo recuerda bien algo cuando escribas una carta: siempre piensa en lo que estaría entendiendo quien te va a leer y en que todos, así como tenemos cabello blanco o negro, mucho o poco cachete, un lunar o pecas, somos distintos. Trata de recordar esas diferencias cuando escribas para alguien en particular.
4. Lo escribo para un anuncio.
Hermana arrepentida vende boletos para el concierto de Soda Stereo mañana en el Palacio de los Deportes. Interesados comunicarse al 55.78.99.99. Magnífico precio.
¿Quién es mi lector aquí?:Alguien que tiene una necesidad, busca algo y encuentra cientos de anuncios que ofrecen lo mismo. Entonces debes de usar pocas palabras y dar los datos suficientes en poco espacio. Lo que siempre debes recordar cuando escribas un anuncio o busques llamar la atención de posibles compradores o de alguien que deseas que participe en tus proyectos: una fiesta, un grupo, una carrera, un paseo, es dar los datos necesarios para que te contacten y no engañar. Muy simple.
5. Lo escribo en un Tweet.
Regañada pero feliz. Sin gorra y con 4 boletos para Soda: ¿quién viene?
¿Quién es mi lector aquí?:Esta nueva forma de comunicar tiene la condición de usar sólo 140 caracteres, es decir letras, o incluso menos. La clave en un tweet y en toda la comunicación digital, que es tan competitiva, tan ágil, tan atractiva porque hay mucho que ver y uno quiere leerlo todo al mismo tiempo, brincando de una página web a otra y de una foto a otra sin parar, es buscar hacer una escritura “gancho”, es decir: antes de escribir pensar, ¿cómo puedo atraer a los demás? y en particular, ¿cómo son los lectores que quiero que me lean?
Este tipo de escritura es todo un tema que merece un largo tip especial. Por ahora, no te preocupes, sólo empieza escribiendo y experimentando, porque es efectivamente cierto que echando a perder, se aprende. Ya perdiste el miedo a la letra, ¿lo demás qué importa?, ahora comunica, escribe, cuenta, si te vas equivocando en el camino, lo corriges y listo, la experiencia es una gran forma de aprender.
¿Ves?, hay muchas formas de escribir cuando quieres decir algo, tal vez el único secreto es, no temer. En el primer escrito, si te fijas, como era sólo para mí, fui impulsiva, sólo me importaba escribir mi emoción. En el segundo, que era para la prensa, incluí datos importantes como declaraciones de las implicadas regala gorras y la localización del lugar de los hechos. En el tercero, como se trataba de una carta personal, utilicé un lenguaje sincero. En el anuncio fui lo más escueta y rápida posible para decir algo en un espacio breve, y en el Tweet, para llamar la atención, usé una sola frase para ir directo al grano.
En todos los casos, mis interlocutores, es decir, quienes van a leerme, son siempre públicos distintos. Jamás olvides eso cuando escribas un texto.
* Escribe desesperadamente y ya lo ha dicho, ahora quiere que lo hagas tú también. Maestra en Política Educativa por el IIPE UNESCO París, comunicóloga por la Universidad Autónoma de Baja California, ciclista convencida, amiga y palabrera. Antes decían que escribía mucho, ahora, cuando quiere hacer otra cosa y no ha escrito, suelen preguntarle si está enferma. Trabaja en UNICEF México y tiene un proyecto de rescate de historias de vida a través de la escritura llamado Tejedora de Historias: www.tejedoradehistorias.com / Le gusta mucho recibir correos, puedes encontrarla aquí:laathie@gmail.com/ Twitter @lauraathie.

0 Comentarios

Comentarios en RSS

Dejar un comentario

HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>